...Y por supuesto las alergias. El polen campa a sus anchas. 

Llevamos cerca de año y medio con las mascarillas puestas, que junto con el lavado de manos y la distancia social, han evitado que nos contagiemos del virus SARS-COV-2, el COVID.

Las mascarillas también han evitado la gripe y los resfriados.

Pero los estornudos, lagrimeos y picores ya están aquí. Para eso tenemos antihistamínicos, descongestivos nasales y pañuelos de papel, pomadas anti pruriginosas, y por supuesto, evitar el contacto con el alérgeno, es decir, evitar el contacto con lo que nos produce alergia